EL HOMBRE EN LA ANTARTICA.

El Descubrimiento.

Con respecto a quienes fueron los primeros navegantes que alcanzaron los límites antárticos, o navegaron al sur del Cabo de Hornos, existen variadas y encontradas opiniones, sin embargo, lo más probable es que el primero en llegar a la antártica misma, haya sido el almirante español Gabriel de Castilla, al servicio de la corona de España, quien en el año 1603 zarpó en su barco "Buena Nueva" desde Valparaíso y en las proximidades de Cabo de Hornos, fue arrastrado hacia el sur, por vientos y corrientes marinas, alcanzando la latitud 64 grados sur.

El Almirante de Castilla avistó las Islas Shetland del Sur, en plena región antártica y según las referencias que se encuentran en el Archivo Municipal de La Haya, él sería el verdadero descubridor de ese continente.
El 17 de Enero de 1772, el Maestro de la Armada Británica James Cook, con sus buques "Resolution" y  "Adventure", fue el primer navegante en cruzar el círculo polar antártico.

Esta expedición que había salido de la ciudad del Cabo, no vio tierra alguna, sino  hielos eternos.

Al año siguiente vuelve a efectuar dos viajes, alcanzando el punto mas al sur en que haya llegado un hombre en el siglo XVIII, 71 grados 10 minutos de latitud sur y 106 grados y 54 minutos longitud oeste de Greenwich el 30 de enero de 1774, pero tampoco tuvo la fortuna de encontrar vestigios de un continente. El 14 de enero de 1775 Cook visitó la isla Georgia del Sur, encontrando gran cantidad de focas y de pingüinos.

Cazadores de Focas.

El anuncio del Capitán Cook, de la gran cantidad de focas que había  en los mares antárticos, llevó a los cazadores de éstas a su explotación cruel y desmedida, ya en 1820 trabajaban en estas faenas más de tres mil hombres, con más de 90 barcos, sin contar las factorías donde transformaban la grasa en aceite.

Esta persecución pronto casi extinguió las especies, por lo cual en 1830, prácticamente se retiraron casi todas estas empresas, y solo en 1841, una expedición norteamericana, hizo la última cacería de esa época.

Entre 1872 y 1888, los cazadores vuelven a la carga, llegando aún más al sur en busca de sus ansiadas presas.

Sin embargo, entre estas expediciones, hubo hombres excepcionales, como James Weddell, que en 1822, en un Bergantín de 160 toneladas, alcanzó hasta 74 grados 15 minutos de la latitud sur, por el mar que lleva su nombre.

En 1830, John Biscoe, también patrón de buque, circunnavegó el continente antártico, hizo  algunos levantamientos de la tierra de Endervy y descubrió la Isla Adelaida.

Expediciones de Carácter Científico.

A partir de 1820, navegantes de distintos países, se internaron en las aguas del antártico, vale nombrar a los más conocidos, los sectores que visitaron, y en especial aquellos que dieron nombre a la toponimia del continente.

1818: William Smith, navegó al sur del Cabo de Hornos encontrándose con unas tierras cubiertas de nieve que denominó nuevas Shetland del Sur.

1819/1820: Expedición británica dirigida por Edward Bransfield, circunnavegó las Shetland de Sur, y levanto una carta marítima del estrecho que lleva su nombre.

1819/1821: Capitán Thaddeus Bellingshausen, marino alemán al servicio del Zar de Rusia, fue el primero en navegar alrededor del continente antártico, descubrió las Islas Pedro Primero y Alejandro Primero, realizó gran cantidad de levantamiento cartográficos. 

1828/1831: Capitán Foster de la armada británica, hizo estudios y observaciones magnéticas en la Isla Decepción.

1837/1840: Expedición francesa de Dumont D´Urville con sus naves Astrolabe y Zelee, efectuó levantamientos en Islas Schetland, península Luis Felipe, Isla Joinville y Canal Orleans.

1838/1842: Expedición  norteamericana de Charles Wilkes, navegó explorando la península antártica efectuando investigaciones magnéticas a los problemas que planteaba la navegación con brújula en los mares australes.

1839/1842: Expedición británica del Capitán James Clark Ross, que con sus  buques Erebus y Terror, descubrió los golfos del mismo nombre, Isla Ross e hizo levantamientos cartográficos en el Mar de Weddell.

1897/1898: Expedición belga, dirigida por Adrien de Gerlach, en su buque el Bélgica, visitó las Shetland, costa occidental de la península antártica, confeccionó cartas del estrecho de Gerlach, su buque fue aprisionado por los hielos, siendo la primera expedición científica que invernó en la antártica.

1895/1896: Expedición noruega de Buel y Borchgrevink, en el buque Antártic, maniobran por el mar de Ross y en Enero de 1895, fueron  los primeros hombres en pisar el continente.

Con esta expedición se abre un nuevo camino a la expedición polar, pues solo desembarcando efectivos humanos era posible de realizar marcaciones y observaciones científicas exactas.

1901/1902: Expedición sueca del Doctor Otto Nordenskjold, que en el buque Antartic, visita Islas Shetland, recorre el estrecho de Gerlach, pasó al mar de Weddell por el estrecho Antartic, el cual cartografíó, invernó en Isla Cerro Nevado, y exploró hacia el sur en trineos hasta la Península de Jason, por el Canal Príncipe Gustavo; su buque fue destruido por los hielos, quedando su tripulación

en Isla Paulet, donde en precarias condiciones pasó un segundo invierno, integraban entre otros esta expedición, el Dr. Anderson y el Tte. Duse.

1903/1905: Expedición francesa del Dr. Jean B. Charcot, recorrió la península antártica, invernó en la Isla Both y en el verano siguiente navegó por el canal Granidier, hacia el sur llegó hasta la Isla Alejandro I.

Epoca de los Balleneros.

El conocimiento de estos mares australes, y su gran cantidad de ballenas, llevó a muchos países y sociedades comerciales a la búsqueda de estos cetáceos, y es así, como a fines del siglo XIX., y principios del XX., marinos de todas las naciones se aventuraron con sus barcos  a estos mares aún desconocidos. Si bien, al igual que sus antecesores, los cazadores de focas; el fin de ellos aunque era netamente comercial, lograron desentrañar muchos secretos de este continente, y aún más  instalaron factorías y plantas para faenar ballenas, ya en pleno mar antártico, como la factoría caleta ballenero, en Isla Decepción; otros en Bahía Almirantazgo,  Puerto Foster, Puerto Svend Fdyn, etc. Sin duda, la empresa  ballenera más grande de la época, fue la chilena "Sociedad de Magallanes", con su flota de buques al mando del Capitán Adolfo Andressen.

Conquista del Polo Sur.

La conquista del polo, significa una epopeya  difícil de relatar en este manual, por lo cual sólo se mencionarán, los más heroicos y fructíferos exploradores de la antártica

Roald Amundsen, conquistador del polo, que en el mes de Octubre de 1911 salió desde la Bahía de las Ballenas con cuatro compañeros; Olav, Bjaaland, Helmer Hanssen, Sverre Hassel y Oscar Wisting, alcanzando el polo el 14 de Diciembre de 1911, este viaje duró 50 días de ida y 38 de vuelta, lo iniciaron con 55 perros y regresaron con doce y aún con bastantes provisiones, recorrieron una distancia aproximada de 2.800 kilómetros.

Capitán Robert Falcon Scott que llegó al polo 34 días más tarde que el noruego Amundsen, el 18 de Enero de 1912, después de un viaje lleno de fatigas y sufrimientos, desde el Cabo Evans en el Estrecho de Mac Murdo.

Acompañaban a Scott, el Capitán Oates, el Tte. Boers, el Dr. Wilson y el Oficial Subalterno Evans, todos de nacionalidad inglesa.

De regreso murieron, a mil doscientos ochenta kilómetros de la costa  y a sólo 18 kilometros de un puesto abastecido.

Sir Ernest Schackleton, inglés consagrado por entero a la exploración antártica, en 1909 creyó haber alcanzado el Polo Sur, después de un viaje de más de 2.800 kms., pero sólo llegó a 155 kms. de él, después de haber agotado tanto sus reservas físicas como anímicas.

En otra expedición, en enero de 1915, su barco el Endurance quedó atrapado por el hielo, derivando hasta el grado 69 de latitud sur.

Subieron su carga sobre un témpano, que empujaron con sus botes hasta las Islas Elefante, en este lugar Schakleton dejó a su gente y con 4 hombres navegó en una ballenera hasta la Islas Georgias donde, después de haber sido llevado al continente americano y haber solicitado ayuda a diversos países del mundo, su expedición fue rescatada desde la Isla Elefante por el Escampavía chileno Yelcho, al mando del Piloto Luis Pardo Villalón.

Otro pionero de esta época heroica, es el australiano Douglas Mawson, que sin la gloria de los anteriores, fue quien descubrió y exploró más de la costa antártica, que de quienes le precedieron.

Consolidación del hombre en la Antártica.

Después de la época heroica, viene el interés mundial para estudiar el continente, instalar bases y exigir soberanía sobre determinados territorios.

En esta fase se emplearon mayores medios, con apoyo de nuevas tecnologías y de esta forma se fueron abriendo rutas, levantamientos geográficos, hidrográficos, exploraciones terrestres, como también empleo de globos aerostáticos y aviones, se construyeron bases permanentes con claros objetivos científicos.

Nombraremos algunos hechos salientes de esta época: 

1928/1929: Expedición norteamericano - británica, de Sir Hubert Wilkins, por primera vez se emplean aviones para hacer vuelos de reconocimiento aéreo.

El 29 de Noviembre de 1929, el Almirante Richard Byrd, por primera vez sobrevuela el polo sur en un avión bimotor comandado por el piloto civil Lincoln Ellsworth.

Con esta expedición, se instala la primera base permanente en el Continente Little América, en Bahía  de las Ballenas, fue integrada por 106 hombres.

1934: El Almirante Byrd, invernó sólo durante 19 semanas cerca de Little América

1946/1947: Expedición norteamericana, la más grande hasta la fecha, trece barcos y 4.000 hombres, dirigida por el Almirante Byrd.

31 de Octubre de 1956; el Almirante George Dufeck de la Armada de los EE.UU. descendió desde el DC. 3 denominado "Que Será, Será", siendo el primer hombre que pisaba el Polo Sur, después de la expedición del  Capitán Scott.

Año Geofísico Internacional (A.G.I.)  (1957 - 1958) .

Los países que hasta la fecha habían establecido bases permanentes en el territorio antártico, más otros guiados por un interés científico, deciden aunar sus esfuerzos para cooperar en la investigación de todas las disciplinas científicas, relacionadas con los polos

La cantidad de medios, hombres, buques, aviones y los resultados fueron grandiosos y la cooperación entre cada uno de los países, digna de todo elogio, por lo que podemos calificar este AGI., como el máximo esfuerzo jamás realizado en materias de colaboración científica internacional. Además, fue un factor preponderante que preparó el camino para la redacción del Tratado Antártico.